RSS

Tan culpables como víctimas

17 mar

Vamos a echar cuentas, que tengo la calculadora a mano. Imaginen que entre 5 y 17 diputados españoles son pederastas. Imaginen a ese José Bono diciendo que bueno, que se trata de un porcentaje asimilable al resto de profesiones y que, en todo caso, la inmensa mayoría son más de follarse a pre-adolescentes que a niños de teta. Que amigos, parientes y vecinos también le dan al asunto y no se monta tanta escandalera.

Pues bueno, esas cosas pasan en otros ámbitos y más de siete millones de españoles deciden que hay que financiarlo con entusiasmo. Con un par.

No falla. Es aparecer algún curita pederasta y salimos todos en tromba pidiendo crucifixión pública para el cazado. Como si para acabar con la tuberculosis fuéramos bacilo a bacilo.

Un intento de ser ex-fumador suele acabar con dos paquetes entre pecho y espalda, enciendiendo uno con otro. Pues eso, imaginen que su modo de vida es pertenecer a un club privado en el que está estrictamente prohibido fumar pero su labor consiste en andar por la vida rodeado de cartones y cartones. Y luego está el mardito interné, que les ofrece la posibilidad de echarse alguna caladita sin que aparentemente lo sepa nadie.

Hay cosas que no pueden acabar bien. Y esta es una de ellas. A los rectores de la moral pública lo mismo les aparece un (inofensivo) padre rijoso en Toledo que un individuo que tenía como hobby grabarse mientras abusaba de críos. Delincuente y gilipollas, dos por uno. Los mismos que el día 25 piensan montar otro merequeté contra una ley aprobada por el Parlamento, a lo mejor tienen un poquito de culpa.

Ya es mucha casualidad que la única asociación de amigos del kumbayá cuyos prepucios estén en los papeles día sí, día también sea la que con más ahínco husmea en las braguetas ajenas. Que sea literalmente es lo que lo hace delito, lo otro sólo es una molestia. En el fondo, los curas pederastas son tan culpables como víctimas. Son culpables de lo que hacen, pero víctimas de la renuncia a los instintos a los que les obliga una empresa privada que les proporciona a cambio alimento, cobijo y posición social.

Una empresa que, especialmente en España, históricamente ha dedicado sus mayores esfuerzos en tapar cualquier prueba porque se les viene abajo el chiringuito. Una empresa protegida por concordatos, a la que se escucha cuando se habla de educación y que, por mandato divino, en cosa de 15 días va a tener cortadas la mitad de las calles de ésta, Mispaña para pasear a hombros a algún pedazo de madera.

Menéalo, si te da por ahíMenéalo si te hace  -> 
About these ads
 
8 comentarios

Publicado por en 17 marzo 2010 en Esos tipos

 

Etiquetas: ,

8 Respuestas a “Tan culpables como víctimas

  1. babel

    17 marzo 2010 at 14:04

    Lamento mucho discrepar contigo: el que abusa de un menor no es nunca víctima de nada, que la iglesia antaño obligaba a muchas cosas pero ahora ya no, ni siquiera teniendo en cuenta los lavados de cerebro descomunales que se siguen haciendo.

    No se puede tolerar que aparezcan juntas las palabras pederasta y víctima. No, lo siento, el asunto es demasiado grave.

     
  2. babel

    17 marzo 2010 at 14:11

    No puedes juntar las palabras pederasta y víctima. El asunto es demasiado grave.

    La iglesia ya no obliga a nadie y ni siquiera el lavado de cerebro descomunal que siguen practicando en algunos casos puede servir de atenuante.

    No. Nunca un pederasta será una víctima. Víctima sólo es el niño.

     
  3. babel

    17 marzo 2010 at 20:37

    Que no, que pederasta y víctima son palabras opuestas, nunca pueden ir juntas.

    Que la iglesia ya no obliga, que el lavado de cerebro no puede usarse como atenuante, por muy fuerte que sea.

    El pederasta es un monstruo y la víctima es únicamente el menor. Siempre.

    Y la iglesia católica que lo ha ocultado, lo ha minimizado, y casi casi lo ha permitido e incluso potenciado, por las obligaciones tan antinaturales y antisociales que impone, es cómplice. Tiene que ser juzgada como cualquier cómplice de cualquier crimen.

     
  4. antonio

    18 marzo 2010 at 0:30

    antonio

    Con la excusa de que el celibato era el único medio que podía garantizar una entrega absoluta al prójimo, fuera de problemas familiares -”exento mulieribus”-, iluminados como los papas Gregorio VII, Urbano II o Calixto II -y su Concilio de Letrán- tratan de imponer un celibato en el clero, rematado con el Concilio de Trento, con el riesgo de que muchas solteras y no pocas casadas -oídas en confesión- tuvieran a padres y maridos con las orejas levantadas y el cuerpo en vilo más de una noche. ¿Les importaba el celibato o más bien los intereses de una iglesia que en esa época tenía en propiedad la tercera parte de las tierras de Europa? Posiblemente cuestiones de herencia .
    Es de todo punto incomprensible el celibato en los curas, una castración con todos sus órganos intactos. ¡Difícil! ¿Dónde está el “crecer y multiplicaos”? Lo que va “contra natura” tiene que reventar por algún lado, estés en “la empresa” que estés, aunque ” la empresa” sea divina.
    “Y no me enrollo más porque aún me queda contestar a babel”.
    Creo que el escrito cuando habla de “pederasta” y “víctima”, no se refiere a la víctima como el que sufre la agresión sino como al propio pederasta que está sufriendo la mutilación de su propia empresa.

     
  5. babel

    18 marzo 2010 at 19:57

    vale, antonio, oido cocina, jaja

    Lo entendí a la primera y efectivamente tenéis razón, pero aún así: el tema es demasiado grave y no me gusta que uséis la palabra víctima porque puede dar lugar a malos entendidos.

    Un saludo

     
  6. antonio

    21 marzo 2010 at 14:06

    babel:
    Empiezas a caerme bien. Creo que si seguimos leyendo los mismos comentarios, terminaremos por coincidir.

    Un saludo.

     
  7. babel

    22 marzo 2010 at 23:58

    Gracias, Antonio, pero creo que estamos más de acuerdo de lo que parece, al menos en lo gordo. En lo que discrepamos es en algunos detalles. Y menos mal, porque si no sería muy aburrido.

    Saludos.

     

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: